Afrontar un pfc

septiembre 7th, 2014 § 1 comment § permalink

programa

Se termina la carrera. Se supone que estás capacitado para realizar un proyecto de arquitectura (entendida en su sentido más amplio) Solamente con un montón de hojas, un par de lápices y un ordenador crearás una simulación de un proyecto por el cual te evaluarán y te darán capacitación profesional.

Este primer párrafo tiene muchos puntos que hay que comentar y en los siguientes párrafos os intentaré aclarar aquellas cosas que a mi me han servido para sacar esto adelante.

¿Cómo debo tomarme el pfc? En serio, desde luego. Simplemente hay que ser consciente si el proyecto se va a tomar como debería, es decir, como parte complementaria de la investigación y aumento del conocimiento que se supone que se da en un ambiente universitario estructurado, o si por el contrario, se tomará como un ejercicio de «entrega». Las dos formas válidas para un tribunal que nos evaluará.

Si has elegido la segunda opción, sé práctico. Un ejercicio sencillo también es algo interesante y que debe estar bien organizado, ser de producción rápida, pero a la vez correcta. Como esos proyectos «de supervivencia» que se habla…

«Vayas por la vía que vayas» te recomiendo que seas lo más pragmático posible. A continuación te contaré aquello que me ayudó a la hora de organizar mi propio trabajo y mi propio espacio.

Si puedo elegir tema, ¿por cual me decanto? Hasta el proyecto más sencillo, de primeras, puede ser un gran reto y estar maravillosamente resuelto. Elige aquel tema que te motive. Hay que ser consciente que es un proyecto hipotético y que puede ser fuera de lo corriente. Lo más importante es la gestación del mismo, y eso si se verá en el resultado final.

Las herramientas. Es una estupidez, y lo parece. Hay que tener el ordenador (doy por sentado que lo utilizarás) lo más limpio posible, es decir, dedicar la mayor parte de la memoria para los programas a utilizar y a los archivos propios del pfc. Por problemas asociados a la confianza absoluta en una máquina o dispositivos enchufables, debe trabajarse con sistemas de copia de seguridad, ya sea Dropbox, Drive, u otros.

Para los que comienzan partiendo de un sistema BIM esto les ayudará a la hora de producir (objeto final pero no finalidad principal) El tema de la delineación y dibujo plano por plano piensa más en el detalle, en la solución que quizás el utilizar, de primeras un programa BIM puede pasar por alto.

Mi consejo es pasar más tiempo pensando en la solución espacial y constructiva antes de ponerse a dibujar, ayudará mucho a la definición del proyecto y a la posterior producción. Esto es, si se utiliza BIM las soluciones de dibujo ya estarán pensadas con la materialidad que tendrá el proyecto, importante antes de de utilizar estos métodos para simple idea espacial.

El material producido. Obviamente un arquitecto hace arquitectura. Para poder realizarse es imprescindible un documento que cuente a modo de receta como se llevará a cabo la obra. Los planos no son más que una parte que debe comunicar perfectamente como se ejecuta, además de ser *bonitos*, que sabemos que esto también es importante y vende mucho. La otra parte que no tenemos en cuenta de primeras son las memorias.

¿Cómo hacer las memorias? Las memorias no se hacen, se van haciendo. Como sabéis hay varias partes. Todas entrelazadas como en La verdad sobre el Caso Savolta. Como parte de un proceso de investigación y por facilidades a la hora de redactar el documento final, es importante tener contínuamente apuntadas las soluciones que vamos consultando, y anotar las unidades de obra, las características de los materiales y de los sistemas constructivos.

Es tan importante ir dibujando las particularidades como ir anotando sus características. Todo esto ayudará a completar las fichas de cumplimiento de la norma, como de un modelo de Hacienda se tratase, pudiéndose completar bien, por qué hacerlo «en B».

El tema de fichas, CTE, EHE… viene bien verlo al mismo tiempo que se está realizando el proyecto. Parece esto un sermón de profesor de proyectos, pero la realidad profesional y el proyecto de fin de carrera así lo exigen. De todas formas recordar, que la parte obligatoria del CTE no son los DB, solamente la Parte 1.

No hablaré aqui de formas de proyectar ni de arquitectura que es sensación en depende que escuela. Lo que si decir que el proyecto es un documento que verá gente que no lo conoce en principio y que debe estar bien explicado, fundamentalmente la idea base de proyecto que no debe perderse en todo su desarrollo. Por tanto debe de haber planos fácilmente legibles, esquemas, ideas, bocetos, maquetas de trabajo…

Empezar con el fin de carrera es una sensación muy libre, muy en el aire, pero se termina con una sensación generalmente de agobio, de presión por terminar, y generalmente sucede por no llevar un horario, un calendario que se va ajustando meses antes del dia de la entrega.

Esto ayuda mucho a tener un punto de vista de la producción personal, de aquello que somos capaces de hacer y de resolver en determinado período de tiempo.

Estos consejos no son ningún decálogo paradigmático, de hecho se puede aprobar haciendo todo lo contrario a esto. Ya lo dicen muchos argumentos que llevan a determinada arquitectura: «despues de analizar el lugar, ver las circulaciones, ver los puntos que pueden definir el proyecto, he concluido con estas cosas, que dándoles la vuelta (hay que joderse), definen finalmente mi proyecto».

Grandes arquitectos son y han sido desordenados, en el espacio y en el tiempo, pero para realizar el proyecto lo más tranquilo posible, si vale la pena un poco de orden, que se basa simplemente en saber como se termina un pfc.